domingo, 2 de diciembre de 2012

El Primer diciembre sin mi padre

Uno de mis vecinos se levantó temprano hoy, dos de diciembre, y empezó a colocar música decembrina a todo volumen. Aún me encontraba en la cama, y por mis oídos y mis recuerdos desfilaron, uno tras otro, Aníbal Velásquez, La Sonora Matancera, La Billos, Diomedes Diaz, El Binomio de Oro, etc., y una profunda nostalgia invadió mi ser, tanto, que no pude contener algunas lágrimas, lagrimas de hombre, esas que nosotros, los del supuesto sexo fuerte, tratamos a todo momento de ocultar, y que, sin embargo, en esta oportunidad hice quedar mal al género, ya que no lo conseguí a la perfección, pues mi compañera de siempre se percató y me ha brindado un fuerte abrazo, y ahí sí no me pude contener y solté todo el repertorio lagrimal que mantenía represado y que pugnaba por salir a chorros desde tiempo atrás. Y no era para menos, hace dos meses mi padre partió del mundo de los vivos y ha dejado un profundo vacío en nuestra familia; y nada mejor, para mí, que desahogarme escribiendo, así que me levanté de inmediato y empuñé el teclado. 
Diciembre es una fecha especial, alegre, parrandera, pero muy triste para los que sufren, pues el dolor se multiplica. Y es que uno empieza a recordar las navidades anteriores que estuvo al lado del ser querido que ya no está. En vista de que no solo soy yo el que se encuentra triste en la familia, de antemano encargué un par de patos para guisarlos el siete, sin música, al lado de mi madre, mis hermanos y mis hijos, y es que acompañado el dolor se mitiga.
Ahora, amigos lectores, a compartir con los suyos, a disfrutar al máximo esta fecha especial, a dar un abrazo de cariño y un beso a tiempo al ser querido; y a los que les guste el ron, pues a emborracharse, los que prefieren la buena mesa, pues a engordar, a los mujeriegos y a las hombreriegas, a retozar (no olviden llevar condones de marca), pero guarden algo para enero, que el año nuevo no los coja sin dinero; bueno, si es que no se acaba el mundo antes.

---------------------------------------------------------------------------
Hace muchos años, me atrapó diciembre en una caótica situación económica, y no tuve para comprarles a mis hijos, entonces con tres y cuatro años de edad, el regalo de navidad el veinticuatro de diciembre, pero a primera hora de la mañana del veinticinco, llegó a mi casa un tío que estuvo vendiendo juguetes la noche anterior, y al enterarse de la situación me invitó a su casa con mi niña, Zarina, para que ésta seleccionara el juguete que ella deseara, con la condición de que yo no podía intervenir. Mi tío había recuperado el dinero invertido, pero la ganancia le quedó en juguetes, así que entramos a un cuarto donde había en cantidades desde el juguete más sencillo hasta el más sofisticado. Quedé impresionado y haciendo fuerzas para que Zarina escogiera un juguete valioso, mi tío me la quitó de las manos y la instó a escoger por su cuenta. Ella paseó la mirada por toda la habitación, y la detuvo en una sombrilla pequeña, se acercó y, para mi decepción, la tomó. Mi tío echó a reír, pero nos dio una segunda oportunidad, Zarina debía elegir otro juguete, y ella volvió a pasear la mirada por toda la habitación y escogió… otra sombrilla.

Un veinticuatro de diciembre anterior, uno de mis mejores amigos al que apodaban ‘El Niño’ se encontraba sin trabajo, y en la noche estaba deprimido porque no tenía ni para la comida ni para darles el regalo navideño a sus cinco hijos pequeños. Yo no contaba con mucho, pero le colaboré con lo suficiente para qué pusiera la cena; pero de pronto, para su fortuna, apareció ‘El Chino’, un amigo en común, que al enterarse de la situación lo invitó a traer a sus mujer y a sus hijos, y juntos nos fuimos para la Feria del Juguete, allí le compró buenos regalos a los hijos del ‘Niño’ y ropa fina a su mujer; quedé impresionado por tan gran muestra de solidaridad; sin embargo, un mes después estalló en el barrio la noticia de que ‘El Niño’ atrapó a su esposa en la cama con ‘El Chino’, ¡con razón dijo un cachón!


Cuando andaba por los catorce años en Maicao, vivía a la vuelta de la casa un amigo de la misma edad, al que los padres, de muy buena situación económica pues eran dueños de un gran almacén, nunca le daban regalos de navidad. Mi hermano tenía una bicicleta vieja, y aquel muchacho, al que llamaremos Vicente, una mañana se le acercó y le ofreció una suma de dinero por el alquiler de esa bicicleta durante tres horas, mi hermano aceptó en el acto; imagínense, el monto era la cuarta parte del valor de una bicicleta nueva. De allí en adelante Vicente venía casi todos los días con la misma oferta. Al cabo de quince días mi hermano, producto de la bonanza, compró una bicicleta Benotto, el modelo de moda de ese entonces, y vendió la vieja a Vicente por un excelente precio, pero éste colocó como condición que la continuáramos guardando en casa. De allí en adelante se vino la locura. El muchacho extraía el dinero a escondidas de sus padres, y con eso compramos escopetas, radios, balones, más bicicletas, más escopetas, íbamos a restaurantes finos, tomábamos taxis, hasta que todo se salió de control y fuimos descubiertos en ambos hogares. Los juguetes, ya en mal estado y que guardábamos en casa diciendo a nuestros padres que eran del muchacho, fueron destruidos, y papá, luego de propinarnos una zurra, acordó pagar en compensación una suma al padre del muchacho durante seis meses, pero recuerdo que tal suma no era ni una milésima parte de lo que habíamos derrochado. Años más tarde ese muchacho entró a una universidad en Barranquilla, y su padre, que continuaba siendo un tacaño de raca mandaca, con tal de ahorrarse el valor del pasaje lo embarcó en un camión de mudanzas de un amigo, con tan mala suerte que el vehículo se volcó a mitad del trayecto y Vicente murió.

Estoy en El Heraldo

miércoles, 25 de abril de 2012

Crónicas entrañas II, cuentos y anécdotas increíbles II






Tengo el placer de informarles que ya está a la venta en Amazon mi segundo libro de cuentos. La portada es un diseño de José Gallo.


A continuación el prologo...


El escritor barranquillero Antony Sampayo, nos trae una segunda entrega de sus relatos de humor y suspense: Crónicas entrañas II, cuentos y anécdotas increíbles II. Diecisiete textos breves conforman este libro, que es divertido de principio a fin. El autor tiene un don especial para el humor, un humor pícaro pero nunca soez y siempre ingenioso. Sus protagonistas casi siempre encajan en el tipo de hombre "que va a por lana y sale trasquilado", como decimos en España. Un "pobre diablo" lleno de humanidad al que siempre le suceden las cosas más inesperadas.Es un antihéroe con el que no es difícil identificarse de algún modo para la mayoría de los lectores, siempre en clave de humor.




Estoy seguro de que todos disfrutarán la lectura de esta colección de relatos, redactados con desenfado y una calidad literaria a la altura de las ediciones profesionales.




Fernando Hidalgo Cutillas. Escritor español, autor, entre otros, de Fábulas de siglo XXI.




Barcelona. abril, 2012.

Índice
El Niño desobediente      
Deberes
Lecciones
Taquicardias
Zozobras de un pobre escritor
Trilogía batracia…
El Síndrome de Don Quijote
El Ser de las penumbras
Deuda tenebrosa
Micros…
Transiciones
El verdadero amor
Pánico
Estragos
En Espera del Diablo
Sinrazón
El Bolillo
Derroteros
Desagravios
Anécdotas cómico eróticas…
Estuve en un Swinger               
Aquella muñeca inflable           
La Mucama
Despelotes del Carnaval de Barranquilla
El anzuelo
El anzuelo II
El Anzuelo III 



jueves, 15 de marzo de 2012

Una obra para degustar

Imagen

Antología de relatos breves españoles e hispanoamericanos escritos y publicados por los socios del Club de Letras Entre Amigos.


Sumario:
La Sirena. Por Belén Garrido Cuervo
El Crisol de los deseos. Por Ricardo Durán.
La Elegida. Por Lautaro Volpi
Comiendo diferente. Por Maritza Soler
Amores de sangre. Por Antony Sampayo
Dos, Tres, Uno. Por Eduardo Kruger
Diario de un suicidio. Por José García Montalbán
Katty. Por Blanca Miosi
El libro de la Verdad. Por Alejandro López Fernandez
Indios y vaqueros. Por Milagros García Zamora
Osiris. Por Juan Antonio Marín
Las dos Elenas. Por Mario Archundia
Jonás. Por Mario Archundia
La decisión. Por Fernando Hidalgo




15 Relatos de autor es un libro de excelentes cuentos creado por un grupo de amigos escritores de varios países, entre los que se cuentan España, Argentina, Venezuela, Perú, México y Colombia. Hay autores consagrados, también ganadores de premios literarios y otros pocos que empiezan, pero que en conjunto hemos logrado una obra estupenda, de fácil y agradable lectura. Por un precio módico pasaran un buen rato.

lunes, 6 de febrero de 2012

Crónicas entrañas, cuentos y anécdotas increíbles; prólogo


PRÓLOGO

CRÓNICAS “ENTRAÑAS” es un libro de cuentos inusual.  Es probable que sea porque está escrito justamente con las entrañas.  Antony Sampayo Peña, el autor,  ha hecho un recopilatorio de cuentos y anécdotas que muy bien pudieron ocurrirle, o pueda que formen parte del anecdotario popular de su Barranquilla natal.
Lo cierto es que en un estilo muy propio y coloquial,  con la utilización de los  términos regionalistas barranquilleros y un infaltable buen humor, nos narra de forma muy particular situaciones estrambóticas que, tal vez contadas por alguna otra persona pudiera resultar increíbles, pero en el lenguaje de Antony Sampayo, resultan asombrosamente fantásticas e inesperadas.
Las personas que lean estos cuentos y crónicas entrañas, disfrutarán de unas horas de diversión,  y cuando regresen a sus vidas cotidianas encontrarán que algunas de las situaciones contadas en este libro suelen pasar inadvertidas,  no así para el ojo agudo y la mirada inquisitiva de este escritor natural de Barranquilla, una zona tropical y costeña en la que sus gentes tienen un humor muy especial.

Blanca Miosi, escritora peruana residenciada en Venezuela, autora de la exitosa novela El Manuscrito.


Reseña del libro en Macondo Literario


Reseña en El Universo de los libros.


Mery Larrinua:"UNA BUENA LECTURA ES CUANDO NO SE DESEA DEJARLA Y SE ESTA ANSIOSO POR SABER EL FINAL"...y es eso lo que me ha sucedido con el libro de cuentos CRÓNICAS ENTRAÑAS, cuentos y anécdotas increíbles


¿Qué esperas tú para comprarlo? Es fácil, en Amazon.com, sólo toma un par de minutos.

Reseña del libro en Globatium-Colombia


Reseña en el blog Soycazadoradelibros.


Pueden leerle también en El Heraldo.com


martes, 3 de enero de 2012

Aquella navidad

Navidad, como le sucede a todos, me trae mucha nostalgia. Recuerdo a mi padre con su típica tacañería cuando de darme regalos se trataba, y la verdad yo tampoco ponía de mi parte pues era desobediente. Recuerdo pocos regalos de "Niño Dios", pero hay un hecho que no olvidaré: Tendría unos doce años y desperté una mañana de un veinticinco de diciembre y lo que encontré en la cama me hizo saltar de alegría y entonces salí de inmediato a mostrarlo a mamá...

—¡Mami, mami, mira lo que me trajo el "Niño Dios", una jarra y un billete de cinco mil pesos! 

Ella me miró y, colocando cara de fastidio, gritó:

—¡¡Deja de decir estupideces, eso te lo puse yo para que compraras la leche del desayuno apenas te despertaras!!