martes, 3 de enero de 2012

Aquella navidad

Navidad, como le sucede a todos, me trae mucha nostalgia. Recuerdo a mi padre con su típica tacañería cuando de darme regalos se trataba, y la verdad yo tampoco ponía de mi parte pues era desobediente. Recuerdo pocos regalos de "Niño Dios", pero hay un hecho que no olvidaré: Tendría unos doce años y desperté una mañana de un veinticinco de diciembre y lo que encontré en la cama me hizo saltar de alegría y entonces salí de inmediato a mostrarlo a mamá...

—¡Mami, mami, mira lo que me trajo el "Niño Dios", una jarra y un billete de cinco mil pesos! 

Ella me miró y, colocando cara de fastidio, gritó:

—¡¡Deja de decir estupideces, eso te lo puse yo para que compraras la leche del desayuno apenas te despertaras!!

28 comentarios:

  1. Por ello no me gustan estas fechas Antony...antes la navidad se disfrutaba muchísimo más con menos,ese era el verdadero espíritu navideño.
    Besos de luz.

    ResponderEliminar
  2. Por más travieso que sea un niño, siempre conserva la inocencia en su persona.
    Feliz 2012 Antony, un abrazo.
    Cuídate, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  3. hahaha chale!

    aca los regalos los tra santa el 24 y el 6 los reyes magos de regalo por lo general es ropa hahaha

    suerte camarada

    ResponderEliminar
  4. feliz navidad
    feliz año nuevo

    mis mejores deseos
    un verso sin esfuerzo

    Su.

    ResponderEliminar
  5. Mis mejores deseos también para ti, SusuBlog.

    ResponderEliminar
  6. JAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!!! Póbrecito el niño Antony!!!!! la inocencia de la infancia, las órdenes maternales, la sonrisa que me han sacado ya por la mañana... se agradece!!!! Deseo que termines estas fiestas superbien y que todo lo que deseas te lo echen los Reyes Magos. Besos muy cariñosos desde España.

    ResponderEliminar
  7. Besos muy cariñosos desde Colombia, querida Liova.

    ResponderEliminar
  8. Feliz año nuevo, y que te compres algo bonito con los pesos de la jarra, o, ¿te has quedado sin leche?

    Un abrazo
    Jesús

    ResponderEliminar
  9. Con la plata compré la leche de ese entonces, je je je, y la jarra era de la casa.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Sr. Sampayo...¡Qué escena más triste! -aunque también graciosa-. ¡Pobre niño!
    B7s

    ResponderEliminar
  11. Je je je, pobre niño aquel, Mary.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. jajjajaja----ucha' me dió entre penita y morbo :D
    Yo de pequeña tuve pocos regalos relevantes en cosas de precios...también mi padre era tacaño.Una bicicleta para los tres hermanos,fué lo más generoso que tuvimos...pero felices de tanta niñez.
    Un abrazooooooooooooooo de oso para este año new.

    ResponderEliminar
  13. Que sencillo eras de alegrar!!!!!!!

    Que tengas un bello año Tony!!!!}

    Besazo

    ResponderEliminar
  14. Hola, Misma. Bueno, al menos tuvieron la bicicleta para tres hermanos, y eso es algo, pero yo que ni pude disfrutar de la jarra, je je je.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Novia, te deseo lo mismo, amiga.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Jajajaja, muy bueno Antony, es que en tus historias nunca sale nada bien. Vamos, ni las navidades tranquilas... que inocente... angelito.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  17. Hola, Pimpf, es la eterna mala suerte, je je je.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Hola Antony, un poco triste ese despertar al ver que volvieron a pasar de largo los Magos de Oriente, pero eras fácil de contentar, aun así te merecías algún juguete que a lo mejor tu madre jamás pudo permitírselo. Bueno todo está olvidado ¿no? Buena entrada.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. ¡Qué historia taaaaaannn triste! pobrecito. Espero que sea ficción y si no, todo vuelve en la vida.
    Un beso y feliz año 2012 te deseo de todo corazón.
    Perdonar es bueno.

    ResponderEliminar
  20. También te deseo un feliz 2012, Indefensión.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Ay Antony....como asi?!?!?!?! no quieroooooo oirrrrrrr el relatoooooo!!!!!! pobresitooooo!!!!!! :(

    un abraz0

    ResponderEliminar
  22. Un abrazo, Mery, ¡feliz año nuevo!

    Besos.

    ResponderEliminar